Las Madres hemos recorrido un largo camino que se inicia un 30 de abril de 1977, en plena dictadura militar, a instancias de Azucena Villaflor de De Vincenti, cuando catorce mujeres hacen pública la desaparición forzada de sus hijos a través del accionar genocida del terrorismo de Estado.

lunes, 7 de julio de 2014

ACLARACIÓN - NOS NEGAMOS A QUE EL PAÑUELO SEA DECLARADO EMBLEMA O SÍMBOLO NACIONAL

Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora da a conocer su posición respecto al hecho de enterarse, por las noticias actuales, y sin haber sido consultadas, sobre la presentación de un proyecto para ser declarado “Emblema o Símbolo Nacional” nuestro Pañuelo. 
El movimiento de Madres, nacido del dolor, es un movimiento de resistencia activa. 
Nuestra ronda en la Plaza de Mayo, con el pañuelo, simboliza nuestro compromiso inclaudicable con la Memoria, la Verdad y la Justicia. 
El pañuelo surgió cuando salimos a buscar a los Hijos e Hijas. Fue y es, en nuestra lucha, un lazo de unión con ellos y ellas y nos ha dado la fuerza para seguir adelante desde el principio. No lo sentimos emblema nacional sino signo de amor con Nuestros Hijos e Hijas, por lo tanto nos negamos a que el pañuelo sea declarado como emblema o símbolo nacional. 

MADRES DE PLAZA DE MAYO LÍNEA FUNDADORA 

Piedras 153 1º A –C1070AAP
C.A.B.A. –
Rep. Argentina.
Tel/Fax: 541143431926/1282 
e- mails: 
comunicacionmadreslf@gmail.com 
institucionalmadresfundadoras@gmail.com 
madresplazalf@gmail.com 
recepcion.madreslf@gmail.com 

viernes, 4 de julio de 2014

Prisión perpetua y en cárcel común para los asesinos del obispo Angelelli.

Los represores Luciano Benjamín Menéndez y Luis Fernando Estrella fueron condenados hoy a prisión perpetua, por el asesinato del obispo Enrique Angelelli  y la tentativa de homicidio de quien lo acompañaba, su amigo Arturo Pinto, en agosto de 1976. 

El Tribunal Oral Federal de La Rioja revocó además la prisión domiciliaria de ambos y dispuso que sean alojados en la cárcel de Bower, en Córdoba.


ANIVERSARIO DEL EQUIPO ARGENTINO DE ANTROPOLOGÍA FORENSE

El 2 de julio de 2014 se cumplieron 30 años del comienzo del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF). El mejor homenaje a estos amigos cercanos y profesionales íntegros es difundir su valiosa y amplia tarea de hallazgo e identificación de los restos de nuestros queridos detenidos desaparecidos. 

Poquito tiempo antes de dicho aniversario, y gracias a la gran labor del EAAF, fueron encontrados restos humanos en el paraje "Pozo de Vargas" e identificados como pertenecientes a Enrique Alberto Sánchez y Hernán Eugenio González, dos jóvenes secuestrados en 1976 por la dictadura y que figuraban hasta ahora como desaparecidos. 

Así lo informó el Juzgado Federal número 2, a cargo de Fernando Poviña que tiene a su cargo la investigación del caso.   
Sánchez y González fueron secuestrados en septiembre de 1976 cuando tenían 23 y 20 años, respectivamente.   Ambos eran estudiantes universitarios y figuran como víctimas de la causa Arsenales II-Jefatura II, sobre la que se dictó sentencia el 13 de diciembre pasado.   
González fue secuestrado por un grupo armado, el 17 de septiembre de 1976, en los pasillos del Hospital Padilla, cuando iba a rendir un examen de Semiología de la carrera de Medicina de la UNT, según consta en la acusación que presentó la fiscalía.   
Sánchez, conocido como "Villita", quien estudiaba Bioquímica y era delegado de tercer año de la carrera, fue secuestrado de la casa que compartía con su mujer y su hijo pequeño, en Ecuador al 1000, el 14 de septiembre de 1976, por un grupo de personas armadas que se identificaron como de la policía federal.   
De acuerdo con los testimonios brindados durante la megacausa, González fue llevado al centro clandestino de detención que funcionaba en la Escuela de Educación Física de la UNT, mientras que Sánchez fue trasladado al galpón del Arsenal Miguel de Azcuénaga, donde fue visto e identificado entre los detenidos clandestinos por testigos que declararon en la causa.

La de Pozo de Vargas es una fosa común, que funcionó durante el Terrorismo de Estado en la capital de Tucumán como lugar ilegal de enterramiento de desaparecidos asesinados por la dictadura. Se encuentra sobre la avenida Francisco de Aguirre al 4200, a unas 60 cuadras del centro de la capital provincial.

Para finalizar este homenaje al EAAF, así como a Enrique y Hernan que al fin fueron encontrados, adjuntamos el obituario a Hernán Eugenio González, escrito por su amorosa sobrina, quien pudo despedir a su querido tío, 38 años después de su desaparición forzada.




Obituario a Hernán Eugenio González, desaparecido en Tucumán el 17 de septiembre de 1976 a la edad de 20 años, aparecido en el Pozo de Vargas en mayo del 2014


Mi querido tío,
Llevo ya unos días buscando las palabras, las ideas y pensamientos para poder realizar un humilde homenaje a tu memoria. Y debo confesar que me resulta tan difícil dar forma a tantos sentimientos, a tanta tristeza, a este dolor casi infinito. Escribir esta suerte de obituario diferido, en suspenso durante 38 años, es tarea harto complicada. Dirigirme por primera vez a vos, a la materialidad de tu cuerpo o, en todo caso, a lo que de él queda es uno de los trances más duros de mi vida. Recibimos la noticia de tu aparición hace unos días, a miles de kilómetros de distancia. Nos enviaron, incluso, la fotografía de lo encontrado. Parte de tu mandíbula. El paladar. Tus pequeños dientes que aún conservan sus amalgamas. Y poco más… Un pequeño fragmento de tu cuerpo ha emergido hace unos días desde el horror, trayendo consigo los restos de la pesadilla. En la fotografía forense pudimos comprobar con pavor la rotura de uno de tus dientes frontales, imagen de lo que debiste pasar, de la violencia a la que esa pequeña mandíbula tuvo que enfrentarse.
Nos ha bastado ese insignificante fragmento de tu cuerpo para recuperarte. Y en un acto cuasi metafísico por nuestra parte, hemos dado consistencia a todo tu cuerpo, hemos sacado a la luz tu identidad robada, arrebatada por el terror. En definitiva, como dicen algunos filósofos, el duelo consiste en eso, en ontologizar el resto, por nimio que sea, en darle presencia y entidad, en localizar e identificar, sacar a la luz cualquier despojo que conserve la huella de aquel al que amamos. Un pie, un fémur, parte de una dentadura, una nariz, unas manos atadas. El trabajo del duelo sólo puede tener lugar en el preciso momento en que ese pequeño resto se hace visible, significante y reconocible para el que sufrió la terrible pérdida.
Y es que el duelo como tal nos ha sido negado a las víctimas. Aquellos hombres infames no sólo llevaron a cabo la más ignominiosa de las tareas, la aniquilación y destrucción de miles de argentinos. Parte del trabajo destructivo tenía como finalidad la negación del duelo. “No habrá aquí ningún duelo posible”, sentenció Creonte ante la terquedad de Antígona por enterrar a su hermano. El tirano ejerce toda su violencia incapacitando al vivo a ejercer la responsabilidad infinita que nos reclama el muerto. Nos condenaron a un duelo infinito, diferido en la eternidad y nunca resuelto. Nos obligaron a morar en la melancolía, en el desierto de la incertidumbre, en el vacío de la soledad más extrema.
Ellos crearon la figura infame del desaparecido: cuerpos vacíos, cadáveres disueltos en la inmensidad del agua y la tierra, en la infinitud del tiempo. Fuiste durante casi 40 años pura nuda vida carente de todo valor ontológico y político. Arrojado como un mero trozo de carne, te desvaneciste en la humedad de la tierra, en la profundidad de ese abyecto pozo. Te arrebataron la vida y la existencia, te suspendieron en una detención ad infinitum, incluso después de muerto. Te convirtieron en una especie de oquedad, un agujero negro por el que la vida y la muerte se esfumaron.
Como una gran boca bulímica, incapaz de digerir lo que lleva en su vientre, el Pozo de Vargas no ha parado de vomitar trozos de cuerpos, fragmentos, cráneos y dientes, dedos y huesos. Los muertos regresan a la vida, asediando la memoria colectiva e impidiendo que la sociedad argentina termine de digerir los años del terror político y del genocidio ideológico. Como fantasmas, asedian la memoria, retornan una y otra vez para frecuentar, visitar, espantar. Y, en su emerger, como todo fantasma, traen consigo todo aquello que se quiso borrar, reprimir, aniquilar.
Tu pequeña y bella mandíbula trajo consigo todo esto. La memoria del horror y la necesidad de iniciar y terminar ese negado duelo. Asimismo, trae una nueva figura política, una figura de la resistencia y de justicia. Han bastado un puñado de dientes para transformarte en un aparecido, una nueva entidad que nos permitirá enfrentarnos a la infamia de otra manera.
Como Antígona con Polinices, quisiera retornarte a la tierra, una tierra noble, perfumada de hierbas y lluvias, cálida y maternal. Quisiera devolverte el sosiego y la paz, una paz eterna y llena de luz, que haga desaparecer de cada centímetro de tus míseros huesos la iniquidad y vileza de la que fueron testigos.

Madrid, 13 de mayo de 2014

Carolina Meloni González

lunes, 30 de junio de 2014

RESEÑA - DONACIÓN DE LA “COLECCIÓN MARÍA ADELA”



Fecha de la donación: 5 de junio de 2014 
Lugar: Archivo Nacional de la Memoria.

La hija de María Adela hizo entrega de la “Colección María Adela”, que perteneciera en vida a María Adela Gard de Antokoletz, una de las Madres fundadoras de nuestro movimiento desde el 30 de abril de 1977. Se trata de documentos en soporte papel y DVDs, retratos, láminas, libros dedicados a María Adela, medallas, premios consistentes en placas y diplomas, discursos manuscritos o mecanografiados redactados por ella, objetos diversos.

Recibió la Colección en primer lugar la Lic. Corina Norro, Coordinadora de los Fondos Documentales CONADEP-SDH, quien ayudada por su auxiliar Lucas llevó las cajas al despacho del presidente del Archivo, el abogado y ex preso político Ramón Torres Molina. (Por qué no decirlo: Corina es ahijada de María Adela Gard, y no evitó comentar: “Por suerte ahora no lloro; ya lloré toda la tarde de ayer”. El cariño sigue tan presente como en vida de María Adela)

Tras la doble firma del convenio correspondiente, la charla con el Dr. Torres Molina y sus colaboradores recorrió la importancia de preservar los archivos que las Madres mantienen en sus hogares, la conveniencia de establecer convenios para preservar  también diversas colecciones institucionales, la posibilidad de trabajar juntos –Madres y Archivo- sobre las numerosas cajas que conservan documentos de FEDEFAM –Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos Desaparecidos-, las que se encuentran tanto en nuestras oficinas como en las de nuestros hermanos de la Asociación de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas.

Pero además la charla ahondó en la pasión que implica el trabajo de archivar estos y otros documentos similares, las formas en que la memoria va conformando nuestra identidad y la del país, el afecto que se le tenía a María Adela Gard, el respeto que implica preservar los documentos de una persona que ha dado su lucidez y sus fuerzas al movimiento de derechos humanos y, en particular, a la búsqueda de su querido hijo Daniel, detenido desaparecido, y de todos los hijos. Como sus compañeras, María Adela detuvo su búsqueda de Verdad y Justicia sólo ante el umbral de la muerte. Pero sigue sembrando memoria.

*****


 

Juicio Oral y Público por el asesinato de Monseñor Enrique Angelelli con fecha de sentencia



Las Madres hemos recibido y difundimos la siguiente información, poniendo nuestra energía en que se obtenga, por fin, una justa sentencia.

Juicio Oral y Público por el asesinato de Monseñor Enrique  Angelelli con fecha de sentencia, 4 de Julio del 2014

Por haber sido consecuente con una pastoral que incomodaba  al poder establecido, Monseñor Angelelli fue calumniado, perseguido y asesinado por la Dictadura Militar el 4 de agosto de 1976 en Punta de los Llanos.

Ante los Tribunales Federales de La Rioja, donde se tramitaba la causa y se investigaba su  asesinato, reiteradamente se pidió celeridad en el proceso según la sentencia del 19 de junio del año 1986,  donde el Juez de  Instrucción Dr. Aldo F Morales  dictaminó (sin determinar los autores)
1.- Declarar que la muerte de Enrique Angel Angelelli no obedeció  a un accidente de tránsito, sino a un homicidio fríamente premeditado y esperado por la víctima.
Esta etapa quedó trunca por las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

En el año 2006 se reabrió la causa en el Juzgado Federal de La Rioja, producto de la lucha constante de familiares, pueblo riojano y compañeros cordobeses. El juez Federal Daniel Herrera PiedraBuena dispuso reabrir la investigación para determinar los responsables de la muerte de Enrique Angelelli.
El 22 de abril del año 2009 se realizó la segunda autopsia y finalmente el 4 de Noviembre del 2013 dio inicio el Juicio por la causa del asesinato de Monseñor  Enrique Angel Angelelli y por  tentativa de homicidio de Arturo Aido Pinto, juicio que se viene exigiendo desde hace 37 años.

El próximo 4 de julio se dictará sentencia.

De los 14 imputados, inicialmente pertenecientes a las fuerzas armadas y de seguridad de aquella época, solo llegan a este Juicio Oral: Benjamín Menéndez, Luis Fernando Estrella y Juan Carlos Romero (el Bruja) recientemente fallecido.

Son querellantes su sobrina Maria Elena Coseano, Luis Aido Pinto, (acompañaba a Monseñor Angelelli el 4 de Agosto), Luis Baronetto (Tiempo Latinoamericano); El Obispado de La Rioja y la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y de la Provincia.

viernes, 27 de junio de 2014

Hasta siempre Rodolfo



ORACIÓN POR RODOLFO MATTAROLLO
Que dejó esta vida terrena el 18 de junio de 2014

Quienes somos de FEDEFAM, como las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, sentimos la muerte de Mattarollo con especial dolor, por la cercanía que tuvimos con él y porque como experto acompañó activamente el arduo trabajo a favor de la Convención Internacional que tanto nos concierne Para la Protección de Todas las Personas contra la Desaparición Forzada, sancionada por la Asamblea General de Naciones Unidas en diciembre de 2006.

Cuántas obras, y cuán útiles, ha escrito Mattarollo. De poesía, de crítica jurídica, historia y análisis del proceso de adopción y defensa de los derechos humanos, dentro y fuera del país. Hay un libro de ineludible referencia, que él mismo recomendaba comprar en los quioscos: “Noche y niebla”, de Capital Intelectual, Le Monde Diplomatique, Bs.As. 2010. Siempre creativo y estimulante para quienes valoramos positivamente la existencia de tratados internacionales, y además procuramos que se cumplan.

Rodolfo, hermano: dondequiera que estés, envíanos lo que te ha sido tan propio: luz para no equivocar los caminos, paciencia para nuestras tareas políticas (no partidarias, en el caso de nosotras como Madres), alegría para los pasos que sigamos dando, fundamento para avanzar en nuestra esperanza. Nuestros hijos detenidos desaparecidos merecen haberte tenido en este mundo, en esta patria.

Para saber más acerca de Rodolfo Mattarollo hacé click en los siguientes links: